sábado, 30 de enero de 2016

Capítulo 6

Me estresas
Samanta:
—¿Qué pasa aquí? —me molestaba que Bruno solo haiga venido con nosotros a fastidiarnos el viaje —Bruno, puedes dejar de gritar o planeas molestarme hasta que Andrés llegue ¿dime?
Me detuve al ver a Lucas en la puerta, su rostro se ilumino. Me gustaba causar ese efecto en él.
—hola Lucas —camine los más sexy posible y le di un dulce beso en la mejilla —Brian —le di un fuerte abrazo —y ¿Dónde está papá?
—él no está —corto Bruno —ahora podemos irnos de una vez —se dirigió a Lucas y Brian —le pediré al chofer que los lleve a su casa, gracias por su visita
—Bruno
—¿Qué? —miro su reloj con exasperación —tenemos que vernos con Alejandro y sus padres, estarán de visita solo esta tarde
—Alejandro es el ser más insoportable de la tierra —dije mientras jalaba de la mano a Lucas —no me pienso sentar con él y escucharlo divagar…
—Samanta —advirtió Bruno
Lo ignore.
—…sobre alguna mierda estúpida que solo le parece interesante a él y —subí el tono de mi voz —a los egocéntricos como él que…
—¡Samanta! —grito Bruno
—¿Qué? —me encogí de hombros inocentemente —no estoy mintiendo
—será mejor que te vistas apropiadamente —me miro de arriba abajo
—estoy vestida apropiadamente, porque no me pienso quedar —tome la mano de Lucas —nos vemos luego
—¿A dónde crees que vas? —oí los pasos de Bruno seguirnos y acelere el paso, corrí sin soltar la mano de Bruno —¡Samanta!
Salude al portero y corrimos a toda prisa a través del jardín de tía Catalina.
—tu hermano está molesto
—no me digas —vi su sonrisa, como lo he extrañado —no te preocupes por Bruno, Sebastián cubre mi espalda
—como siempre

—como siempre, pero no lo podrá retener por siempre —jale su mano instándolo a ir más rápido —te mostrare el Edén